jueves, 5 de enero de 2017

En este inicio de año algunos tips de como liderar el cambio



Con la transformación digital entrando en los sistemas organizativos de las empresas, contar con líderes preparados, que sepan afrontar los cambios, es fundamental a la hora de que esos procesos se desarrollen con la mayor naturalidad que sea posible. Ser un buen líder conlleva convertirse en guías para todos los empleados, durante lo que dure todo el ese camino de cambio corporativo.

La crisis económica ha provocado que muchas empresas hayan incorporado a otras como una fórmula de supervivencia, que les ha permitido sumar nuevos servicios, clientes y empleados. Además, las nuevas herramientas digitales han generado la necesidad de adaptar los sistemas de trabajo y culturas corporativas.

Todos estos cambios organizativos deben afrontarse, según un artículo publicado en el blog de Human Resources, teniendo líderes preparados para la dirección de un grupo de personas que pueden ver esas transformaciones con preocupación y como una amenaza.

La mayoría de los líderes de éxito utilizan un doble enfoque para enfrentar modificaciones organizativas. El primero es para evaluar la comunicación que rodea el cambio y, el segundo, es el uso de estas evaluaciones para determinar dónde dedicar más o menos energía.

Un líder del cambio debe ayudar a la organización salir de este proceso con un resultado positivo, tanto para las partes individuales de la empresa y como para la compañía en su conjunto o la sociedad en la que opera. El objetivo como un líder, que conduce el cambio no es para evitar los fallos de organización, pero sí asegurarse de que no hay errores fatales durante ese viaje. Pero ¿cómo se debe actuar?
Ser directo en las respuestas

Como líder debe anticiparse a las dudas, preocupaciones y resistencias que pueden surgir ante este tipo de situaciones por parte de empleados y clientes. Para ello, se debe ser claro en las respuestas que se dé a las mismas, ya sea por escrito o de forma verbal, y siempre atendiendo a argumentaciones que revelen la razón o causa de una decisión.

En lugar de limitarse a proporcionar una visión global, los líderes tienen que argumentar porqué es positivo ese cambio, sin excusas, admitiendo que –quizás- la decisión conlleve acciones hostiles o complicadas para los empleados y aceptando la responsabilidad de las mismas.
Ir más allá de ayudar al equipo y a adaptarse a los cambios

Tradicionalmente, los líderes se centran exclusivamente en saber afrontar a los miembros del equipo cuando van a aplicar un cambio. La práctica de la solidaridad, la paciencia, la escucha y la sinceridad son buenas herramientas para llevar a buen término dicho proceso. Sin embargo, no hay dos trabajadores iguales y las respuestas pueden variar, ante un mismo mensaje.

Como líder de éxito que se ocupa de crear un cambio justo, hará adiciones a los métodos tradicionales, incluyendo ayudar a los miembros durante la realización de sesiones de reflexión y decisión como las reuniones.

Los miembros del equipo también deben corregir cualquier comentario irrespetuoso o indebido realizado durante el proceso, y para aumentar la percepción de equidad, su líder debe esforzarse por hacer que su contacto con los miembros del equipo sea más personal y directo, mediante el uso de canales como el teléfono o la video conferencia, en lugar de utilizar mensajes de correo electrónico para comunicarse.
No tener una visión de túnel

Los miembros del equipo necesitan saber que, como líder, cree en múltiples soluciones, que hay más de una manera de llegar a un mismo resultado.

A veces, los empleados precisan de un líder para promover el cambio, y, otras, un gestor competente que se ocuparse del resto de detalles, como establecer las conexiones necesarias para conseguir terminar determinados proyectos.
Cuidar de ti mismo primero

Los líderes tienen que mantenerse involucrados en las iniciativas, sin embargo, hay que controlar el aumento de los niveles de estrés, que se pueden disparar durante estos procesos de cambio.

Como líder del cambio, a menudo, debe entrar en áreas o temas que pueden tener ambientes tóxicos, llenos de emociones negativas y comportamientos impulsados por el miedo. Por tanto, como líder, hay que cuidar de sí mismo para evitar el agotamiento, mediante la construcción y la promoción de un sistema de apoyo social.

0 comentarios:

Publicar un comentario